Perfiles étnicos

PUEBLO INDÍGENA AYOREODE


Idioma. Zamuco.

Población. 2859 personas, según INE (2012).

Comunidades. 28 comunidades aliadas a la Central Ayorea Nativa del Oriente Boliviano CANOB.

Ubicación. Municipios de Santa Cruz de la Sierra, Pailón, Cuatro Cañadas, Concepción, San José, Roboré, Puerto Suárez y Puerto Quijarro.

 Los ayoréode eran nómadas, cazadores, recolectores y en menor escala también agricultores. Recorrieron la extensa región del Gran Chaco, desde las serranías Chiquitanas hasta el norte paraguayo. Estaban organizados en más de cincuenta grupos locales con liderazgos independientes. En 1537 se dio el primer encuentro entre los españoles y los ayoréode y más tarde, el Padre Achá,  jesuita,  agrupó a varios clanes ayoréode y fundó la primera Misión San Ignacio de los Zamucos (1724-1745) en un intento fallido por cambiar sus hábitos de vida. Los historiadores coinciden en que los ayoréode continuaron aislados hasta 1930, cuando su territorio se vio invadido por los enfrentamientos armados entre Bolivia y Paraguay durante la Guerra del Chaco, obligándolos a huir al norte y a la Chiquitania, donde convivieron con otros zamuco-hablantes. La penetración de empresas petroleras, madereras, ganaderas y de colonos, a sus territorios tradicionales provocó que los ayoréode decidan salir de su hábitat para entrar en contacto con la sociedad nacional, lo que ocasionó un acelerado proceso de aculturación religiosa, social y económica. En Bolivia existen grupos no contactados de ayoréode en el Parque Nacional Kaa Iya del Gran Chaco en condición de aislamiento voluntario.  Igualmente hay no contactados en el Paraguay.

Actualmente los ayoréode viven de la elaboración y venta de artesanías, cacería, pesca y recolección de miel especialmente. La siembra y crianza de animales domésticos es en muy pequeña escala, y durante temporadas cortas del año ya que mantienen sus costumbres de itinerancia, esta vez a las ciudades como San José, Concepción y Santa Cruz de la Sierra en busca de trabajo. También han elaborado algunos planes de manejo forestal que han caído en manos de inversores privados especialmente, por falta de capacidades de los líderes ayoréode para mantener convenios y contratos en los términos del mercado.

APCOB ha apoyado a las comunidades ayoréode en las comunidades de Santa Teresita, Zapocó, Rincón del Tigre y Tobité y en el ámbito urbano.  Ha sido muy importante la investigación y difusión de su cultura, especialmente dirigida al público no-indígena con la finalidad de mejorar el conocimiento, y cambio de actitud de los no indígenas en relación a estas comunidades.

 

PUEBLO INDÍGENA CHIQUITANO


Familia lingüistica. Chiquitano

Población. 79.498 personas, según INE (2012).

Comunidades. 374 comunidades afiliadas a la Organización Indígena Chiquitana OICH.

Ubicación. Provincias Ñuflo de Chávez, Velasco, Guarayos (El Puente), Chiquitos, Ángel Sandoval y Germán Busch.

 

Los llanos de Chiquitos o Chiquitanía, como ahora se conoce, fue el territorio donde diversos grupos étnicos habitaban. La incursión de los españoles en la búsqueda de El Dorado y la fundación de Santa Cruz de la Sierra en 1561 estrechó el contacto con estos grupos. Se los agrupó bajo un mismo nombre y se les impuso como lengua general el idioma Bésiro (lengua de los Monkox, grupo dominante de la región de Lomerío), dando surgimiento al pueblo Chiquitano como hoy se los conoce. Los misioneros jesuitas a partir de 1691 fundaron 10 reducciones misionales en las que los chiquitanos tuvieron protección ante la amenaza de los cazadores de esclavos. Bajo instrucción religiosa fue introducida una nueva organización económica y social así como el cultivo de las artes musicales y artesanales. Durante la República, las comunidades chiquitanas fueron devastadas por el auge de la goma, casi llegando a desaparecer. En 1952, la Reforma Agraria favoreció a muy pocos chiquitanos que no tuvieron las tierras comprometidas por el Estado. En la década de los 90s los indígenas de Tierras Bajas se organizan y demandan sus territorios al Estado boliviano como propiedad colectiva.

Actualmente, los medios de vida de los chiquitanos dependen principalmente de la agricultura y ganadería de baja escala. La cacería, pesca y recolección para el autoconsumo complementan a la alimentación proveniente del chaco. La artesanía, el trabajo temporal en haciendas ganaderas, empresas mineras y agrícolas también son partes de los ingresos familiares. Sin embargo, en los últimos años la actividad forestal a partir del incremento de planes de manejo ha aportado importantes ingresos económicos para las familias chiquitanas, como lo sucedido  al interior de Monteverde, donde los sistemas de control y fiscalización tradicionales se han visto rebasados, constituyéndose en una  amenaza para la sostenibilidad de la actividad y la gobernanza de la TIOC.

El apoyo de APCOB se ha centrado en la recuperación de los procesos de gestión, monitoreo y control del bosque que habitan mediante el mejoramiento de las capacidades administrativas, técnicas y organizativas en la población chiquitana,  en términos de fortalecer su gobernanza. 

Por otra parte, se ha promovido el desarrollo de modelos de gestión integral del bosque, impulsando la mirada de los chiquitanos hacia el aprovechamiento de los productos no maderables como la almendra chiquitana, derivados de cusi, aceite de copaibo, café bajo sombra, entre otros. Estas iniciativas, no obstante, se encuentran en etapa inicial y prometen constituirse en alternativas que complementen los medios de vida de las familias chiquitanas.

 


PUEBLO INDÍGENA GUARANÍ


Idioma. Guaraní

Población. 103.018 guaraníes, según según INE (2012).

Comunidades. 253 tentas y comunidades afiliadas al Concejo de Capitanías de Santa Cruz.

Ubicación. Provincias Andrés Ibáñez, Warnes, Sara, Ichilo, Obispo Santisteban, Ñuflo de Chávez y Cordillera.

Los guaraníes fueron nómadas, cazadores, recolectores y ocuparon las tierras que hoy conocemos como Brasil y Paraguay. Luego migraron hacia el oeste en búsqueda de la “Ivi Märae” (Tierra sin Mal) y hace más de 500 años se asentaron en la zona del Chaco Boliviano. Lucharon por la defensa de sus territorios resistiéndose a la conquista de los incas, los españoles, e incluso a la evangelización de los misioneros franciscanos. Más adelante participaron en las diferentes guerras por la Independencia y la Guerra del Chaco, donde muchos guaraníes murieron. En el Departamento de Santa Cruz ocupan el Chaco y el pie de monte andino.  A partir del movimiento indígena de los 90s los guaraníes lograron la titulación comunitaria de sus tierras.

Uno de los más grandes territorios indígenas titulados corresponde al Alto y Bajo Isoso, que cuenta con cerca de 10.000 habitantes distribuidos en 28 comunidades ubicadas a ambos lados del rio Parapetí.  Este proceso ha sido apoyado desde sus inicios por APCOB.

Los guaraníes están organizados en Tentas o Comunidades. La Asamblea General es la máxima instancia de toma de decisiones y es quien elige a sus representantes o autoridades denominadas Mburubicha o Capitán. De la misma manera, las mujeres isoceñas se han organizado en la Central Intercomunal de Mujeres de la Capitanía del Isoso (CIMCI), la cual está orientada a la defensa y desarrollo de los intereses prácticos y estratégicos de las mujeres guaraníes.

Los medios de vida de los habitantes del Isoso se encuentran íntimamente relacionados con la conservación, uso, manejo y control de los recursos naturales que les rodean, siendo de especial importancia la pesca en el rio Parapetí y la cacería de animales silvestres en época seca. Los guaraníes también cultivan, maíz, frijoles, yuca y joco en pequeñas cantidades sólo para autoconsumo. También crían animales especialmente cabras y últimamente ganado bobino.

 

PUEBLO INDÍGENA GUARAYU


Idioma. Guarayú

Población. 19.120 personas, según INE (2012).

Comunidades. 21 comunidades y 6 centrales afiliadas a la Central de Organizaciones de los Pueblos Nativos Guarayos COPNAG.

Ubicación. Municipios de Ascención de Guarayos, Urubichá y El Puente.

 Los guarayú son descendientes de los Itatines, que en 1557 acompañaron a Ñuflo de Chávez a las tierras de Chiquitos, donde se asentaron en la región de los Bañados de Otuquis. La incursión de los bandeirantes brasileños, casi un siglo después, se llevó gran cantidad de ellos como esclavos a las colonias portuguesas, mientras que otro grupo migró a la zona denominada Guarayos para formar el actual pueblo, a orillas de los ríos San Miguel y Blanco. Su economía estaba basada en la caza, la pesca y la recolección de frutos silvestres. En 1732 se dio el primer intento de reducirlos al catolicismo por parte de los jesuitas, pero fugaron hacia la selva, hasta que cien años después los franciscanos los concentraron en la misión de Ascensión de Guarayos estableciendo conexiones entre Santa Cruz, Mojos y Chiquitos. La colonización de su territorio los sometió a la servidumbre de los hacendados hasta que la Reforma Agraria de 1953 los liberó, consolidando finalmente la lucha por sus tierras ancestrales. La identidad cultural de este pueblo está estrechamente ligada al uso cotidiano de la lengua guaraya, aunque la convivencia con la sociedad “karai” ocasionó la pérdida de muchos de sus conocimientos tradicionales.

Al igual que los otros pueblos indígenas de tierras bajas, los guarayú en los años 90 prepararon su demanda territorial al estado boliviano.

El medio de vida de este pueblo indígena es la agricultura y ganadería de baja escala. La cacería, pesca y recolección para el autoconsumo complementan a la alimentación proveniente del chaco. La artesanía, el trabajo temporal en haciendas ganaderas, empresas mineras y agrícolas contribuyen también a los ingresos familiares. En los últimos años, la actividad forestal a partir de planes de manejo, con un incremento considerado alarmante por su carencia de control y fiscalización, ha aportado importantes ingresos económicos para las familias guarayas.

 


PUEBLO INDÍGENA YURACARÉ Y MOJEÑO


Idioma. Yuracaré y Mojeño

Población. 5.107 personas mojeño y  754 del pueblo yuracaré, según INE (2012).

Comunidades. 7 Comunidades organizadas en la Central de Comunidades Indígenas del Pueblo Indígena Mojeño, CCPIM;  y otras 7 afiliadas a l Concejo Indígena del Pueblo Yuracaré - Mojeño CIPYM.

Ubicación. Los mojeños habitan la región de El Chapare e Ichilo. Los yuracarés viven en la  TCO El Pallar, a riberas del rio Iténez, Provincia Ichilo.

De origen arawak, se estima que los mojeños migraron desde el norte de Sudamérica y las Antillas a la región de Mojos, que más adelante fue descubierta por los españoles en su búsqueda de El Dorado. El pueblo mojeño se destacó por el desarrollo de la llamada cultura hidráulica, con el manejo de las aguas a través de lomas, terraplenes y canales para la producción agropecuaria. El contacto con los conquistadores, las guerras con otros pueblos y la caza de esclavos, los impulsó a aceptar el refugio de los misioneros jesuitas de quienes aprendieron la ganadería, artesanía comercial, el comercio y el Cabildo como gobierno local. Durante el auge de la explotación gomera, los mojeños fueron esclavizados y abusados hasta que huyeron hacia nuevas tierras en “la búsqueda de la Loma Santa”, estableciéndose en la región del Alto Beni, la zonas bajas del Chapare, del río Ichilo y del río Mamoré. 

Los yuracarés fueron nómadas que llegaron desde los llanos de Mojos al territorio que hoy ocupan en el departamento cruceño. Vivían en asentamientos temporales y se dedicaban a la cacería, la recolección, a la pesca y la agricultura para el sustento diario. Los conquistadores españoles llegaron a sus tierras en la búsqueda de “El Gran Paitití” y fueron seguidos por los jesuitas en el fallido intento de evangelizarlos, ante la lucha de los yuracarés por mantener su libertad huyendo a esconderse tras las barreras del bosque húmedo, manteniéndose como “no contactados” hasta finales del siglo XVII. La perseverancia de los jesuitas logró su objetivo y se inició un proceso de aculturación en el que perdieron muchos aspectos culturales, mitológicos y de creencias ancestrales.

Desde la segunda mitad del siglo XIX hasta ahora, sus territorios han sido invadidos por colonos para el cultivo de la coca y dándoles trabajo como peones en la apertura de caminos y construcción de puentes y de la carretera del TIPNIS. Ello ha aumentado la migración hacia las tierras bajas de Moxos, donde establecieron relaciones interétnicas con los mojeños  y tsimanes.

La mayor parte de las comunidades yuracaré y mojeño, tienen su base económica en la pesca, la caza y los productos del chaco para la subsistencia familiar. La agricultura no es rentable por los elevados costos de transporte a través del río y las periódicas inundaciones.